Yodo

yodo
Un embarazo sano necesita ciertos nutrientes, en este artículo hablo sobre la cantidad de yodo, dónde encontrarlo y cómo suplementar.

Otro de los nutrientes que debemos tener en cuenta a la hora de buscar embarazo o durante la gestación es el yodo.

En este artículo te hablo de ello para que lo tengas en cuenta.

 

¿Qué es el yodo y para qué sirve?

El yodo es un elemento químico que se encuentra en nuestro organismo, aunque no lo fabricamos y tenemos que incluirlo en nuestra alimentación a través de los alimentos. En casos excepcionales, necesitamos de suplementación.

El yodo sirve para el funcionamiento normal de la tiroides y para la producción de las hormonas tiroideas.

La deficiencia de este elemento produce diferentes problemas de salud como los siguientes:

  • Bocio.
  • Hipotiroidismo.

Además, durante el embarazo y lactancia puede afectar al desarrollo neuropsicológico del bebé.

Si mantenemos una alimentación saludable y variada, podemos conseguir el aporte recomendado de este nutriente ya que necesitamos pequeñas cantidades.

Recomendaciones diarias

Según las Ingestas Diarias Recomendadas de la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) se deben tener en cuenta las siguientes cantidades de yodo:

  • 7-11 meses: 70 µg/día.
  • 1-3 años: 90 µg/día.
  • 4-6 años: 90 µg/día.
  • 7-10 años: 90 µg/día.
  • 11-14 años: 120 µg/día.
  • 15-17 años: 130 µg/día.
  • Mayores de 18 años: 150 µg/día.
  • Gestación y lactancia: 200 µg/día.

Yodo. Dónde encontrarlo.

El yodo lo podemos encontrar tanto en alimentos de origen animal como vegetal.

En alimentos de origen animal lo podemos encontrar en:

  • Pescados y mariscos de origen marino: mújol, lija, gamba, bacalao, almeja, chirla, berberechos, mejillón, bogavante y cangrejo son los que contienen más de 100 µg por cada 100 gramos de producto.
  • Lácteos. Normalmente el origen del yodo de estos productos viene de la adición al pienso de los animales que producen leche para evitar problemas de salud tanto en las madres como en las crías. Esto está regulado con normativa europea.

Y en alimentos de origen vegetal, como:

  • Algas marinas.
  • Acelgas.
  • Cereales y vegetales. Normalmente dependen de la cantidad que tenga el suelo o los fertilizantes que se usen.

En otro alimento donde podemos encontrarlo es en la sal yodada. Normalmente es la fuente principal en la alimentación de la población. A la sal marina se le añade yodo de forma sistemática. Aunque se han reducido las cantidades de sal recomendada añadida a los alimentos a 5 gramos máximo, sí que es cierto que es recomendado tomar este tipo de sal.

Teniendo en cuenta la cantidad de alimentos que son ricos en ioduro, no es difícil llegar a las recomendaciones diarias de ingesta recomendada.

Ioduro y algas.

Como he comentado anteriormente, el yodo lo podemos encontrar en diversos alimentos, sobre todo en aquellos de origen marino.

En las algas podemos encontrar una cantidad considerable de este elemento, por ello tenemos que tener cuidado si tomamos en cantidades más o menos abundantes.

Eso sí, depende de la variedad podemos encontrar más o menos cantidad. Según Romaris-Hortas et al.,2011 encontramos las siguientes cantidades:

  • Alga kombu: de 3.703 a 7.088 µg/ gramo de peso en seco.
  • Alga nori: 35-102 µg/ gramo de peso en seco.
  • Alga wakame: 63-326 µg/ gramo de peso en seco.
  • Alga dulse: 77-128 µg/ gramo de peso en seco.
  • Alga espagueti de mar: 63-266 µg/ gramo de peso en seco.

Para el consumo de estos productos, debemos tener en cuenta las cantidades máximas recomendadas que se pueden tomar a diario para que no se produzcan otro tipo de problemas.

En cualquier caso habría que realizar una valoración nutricional para determinar la necesidad de la suplementación o no de este elemento.

Cantidades máximas de yodo.

Una parte importante que debemos tener en cuenta las cantidades máximas permitidas que podemos tomar de yodo, debido a que pueden ser tóxicas.

En principio, si tomas algas alguna vez no tiene porqué haber ningún problema. En cambio, si basas tu alimentación en ellas sí pueden existir problemas de tiroides si el consumo de yodo es 10 veces superior a la habitual.

Por ello, el Comité Científico de la Alimentación Humana (SCF) de la Comisión Europea en 2009 estableció unos límites máximos de ingesta de yodo para la población europea por edades.

  • De 1 a 3 años: 200 µg/día.
  • De 4 a 6 años: 250 µg/día.
  • De 7 a 10 años: 300 µg/día.
  • De 11 a 14 años: 450 µg/día.
  • De 15 a 17 años: 500 µg/día.
  • Mayores de 28 años: 600 µg/día.
  • Embarazadas lactantes 600 µg/día.

Si tienes dudas y necesitas ayuda para comenzar con una alimentación saludable preparándote para el embarazo, puedes contactar conmigo a través del formulario de contacto.

Si no quieres perderte nada de mis publicaciones puedes suscribirte.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Deja un comentario

Suscripción al blog

Responsable: Gemma Tendero Ozores. Finalidad: el envío de las publicaciones de la web y remitirle información comercial, incluso por correo electrónico. Destinatarios: los datos facilitados se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing Active Campaign ubicada en EE.UU. y acogida al Privacy Shield. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en contacto@gemmatendero.es. Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Política de privacidad.