Endometriosis y alimentación¿Qué dieta debo llevar?

La alimentación puede ser crucial a la hora de tener más o menos síntomas si padeces endometriosis. Hablamos de ello en este post.

Lo prometido es deuda y, como adelanté el pasado sábado en redes, voy a hablar sobre la alimentación para la endometriosis.

El pasado día 14 de marzo fue el Día Mundial de la Endometriosis, una enfermedad que afecta a mujeres en su edad fértil y que puede afectar a la fertilidad (un 50% de las mujeres que padecen endometriosis también padecen infertilidad).

Como bien sabes, uno de mis servicios de consulta de nutrición es ayudar a las mujeres que estén buscando embarazo a conseguirlo a través de la alimentación. Por ello, este post.

¿Qué dieta debo llevar para mejorar mi endometriosis?

Siempre hay muchas cosas que se pueden decir. Pues mira esta dieta que te va a ir fenomenal, o mira que hizo Menganita, que consiguió quedarse embarazada en seguida.

Pues te digo algo, el tema de la alimentación no es café para todos. Cada persona tiene sus circunstancias y necesita unas pautas determinadas. Lo más importante es conocer el estado de salud y lo que está dispuesta a hacer cada persona en consulta.

Estas recomendaciones de las que voy a hablar son recomendaciones generales, de las que algunas hará falta más investigación para confirmar que es lo correcto y vamos en buena dirección. Pero es la información de la que disponemos en este momento y por donde se puede empezar.

Frutas y verduras.

El consumo de frutas, particularmente frutas cítricas (como naranja o mandarina) parece que se asocia a un menor riesgo de endometriosis.

También parece que este y este estudio confirma que podría estar relacionado el consumo de ciertos alimentos como frutas y verduras con un menor riesgo de desarrollar endometriosis.

Carnes y pescados.

Parece que el consumo de carne, según este estudio, sobre todo roja puede ser un factor de riesgo que se puede modificar para la endometriosis. En particular, en aquellos casos donde no se informó de infertilidad (ya que son más propensas a presentar dolor como síntoma).

En cuanto al consumo de pescado, sobre todo los pescados con mayor cantidad en ácidos grasos omega-3 parece que tienen un efecto protector según este y este estudio, ayudando a reducir el riesgo de desarrollo y podrían mejorar la enfermedad.

Café y cafeína.

Según el estudio no existe asociación entre el consumo de café o cafeína y el riesgo de endometriosis.

Aunque sí que hay que tener en cuenta que más de 1 taza de café americano puede suponer un riesgo para el embarazo.

Alcohol y alimentos hiperprocesados.

El consumo de alimentos ricos en ácidos grasos trans (que se encuentran principalmente en alimentos hiperprocesados), consumo de grasas, carne de res y el alcohol pueden empeorar el proceso de la endometriosis.

Cereales y gluten.

Otro aspecto a tener en cuenta en la alimentación para mejorar los síntomas de endometriosis es el consumo de cereales integrales, ya que parece que tienen un efecto protector. Eso sí, aquí se indica que la dieta debe ser sin gluten y durante mínimo 12 meses para que pueda disminuir los procesos dolorosos asociados a la enfermedad.

Otros.

Posiblemente tanto los alimentos ricos en calcio, como los ricos en vitamina D y omega-3, así como la suplementación con N-acetilcisteína podrían también tener efecto protector y mejorar los síntomas de la endometriosis.

Resumen de una alimentación para la endometriosis.

La alimentación para la endometriosis no difiere mucho respecto de una dieta saludable normal. Donde la base de la alimentación debe ser de verduras y frutas (sobretodo cítricas), pescados, cereales integrales sin gluten, alimentos ricos en omega-3. Introduciendo alimentos ricos en vitamina D, calcio y omega 3.

Todo ello restringiendo el consumo de carnes rojas, alimentos hiperprocesados (donde se encuentran mayoritariamente cereales refinados y grasas trans), café y eliminando el consumo de alcohol (desaconsejado totalmente en cualquier estilo de vida saludable y como prevención de diversas enfermedades no transmisibles).

Aunque eso sí, lo más importante es que tendríamos que estudiar cada caso para ir adaptando a las necesidades y los cambios que quiera realizar cada persona.

Deja un comentario