¿Ansiedad por alimentos procesados o alimentación correcta en el embarazo?

¿Ansiedad por alimentos procesados o alimentación correcta en el embarazo?
En este nuevo artículo desmitificaré el dicho que es peor llevar una alimentación saludable que tener ansiedad por alimentos procesados.

En este nuevo artículo desmitificaré el dicho que es peor llevar una alimentación saludable que tener ansiedad por alimentos procesados.

A lo largo de mi vida (no solo a nivel profesional) he escuchado de mano de profesionales sanitarios y de gente de a pie un montón de veces que es peor para las mujeres embarazadas comer de manera saludable si ello les va a generar ansiedad. Pero, ¿esto es verdad?

Esto es una cosa que tenía pendiente y quiero desmontar en este post.

Primero de todo, si alguien tiene ansiedad por lo que sea: por el trabajo, por la comida, por la familia… Vamos, por cualquier circunstancia: se trata de un problema psicológico.

El estrés mal gestionado y continuo genera ansiedad. Eso hace que se tenga peor humor, impida avanzar, todo son problemas.

Así que si te ocurre esto, no vayas a buscar a una dietista-nutricionista. Busca a un/a psicólogo/a y si es especialista en gestión de estrés y ansiedad, muchísimo mejor.

En segundo lugar, la mala alimentación nunca se compensa y ahora te explicó porqué.

Piensa en, por ejemplo, el efecto del tabaco sobre tu organismo.

Si eres una persona fumadora o conoces a alguna habrás visto ciertos cambios respecto de personas que no son fumadoras como arrugas en la comisura de los labios, dedos amarillos por la nicotina, el olor del pelo y la ropa.

Incluso parece que se agotan más rápidamente por la disminución de la capacidad pulmonar.

¿Crees realmente que las arrugas se mitigarán si deja de fumar? ¿O que su capacidad pulmonar  será la misma que la de una persona fumadora?

Pues así con todos los hábitos nocivos como beber alcohol o alimentarse mal. No por decir que un día como bien o solo como ensalada y fruta tengo compensados meses o años comiendo mal.

El tercer punto es que el bebé se nutre de la alimentación de mamá. Si la alimentación de mamá es a base de procesados, todos los días hay galletas y bollería, patatas fritas, refrescos, alcohol el bebé tendrá carencias nutricionales (al igual que mamá) y eso puede repercutir en su salud futura.

No sé si has escuchado o leído acerca de los primeros 1000 días de alimentación del bebé. Lo que dice la alimentación de estos 1000 días del bebé desde su concepción hasta los dos años de edad son cruciales para la futura salud del bebé.

En cuarto lugar, una cosa es que tu alimentación esté basada en productos insanos y otra cosa es que una vez a la semana tomes algo fuera de los productos sanos (en este caso no entra el alcohol ni el tabaco: no se debe beber ni fumar durante el embarazo).

No pasa nada si vas a cenar con amigos y pongan panchitos en la mesa y comas unos pocos. El problema es que eso sea un detonante para comer más y no sea solo esa comida, sino que al día siguiente comes unos donuts para desayunar y… ¡qué empiece la hecatombe!

Si esto ocurre, es decir, si por hacer una comida fuera de lo normal y a partir de ahí se vuelva a comer mal y/o en exceso, podría existir un problema psicológico que hay que solventar.

Y, por último, en quinto lugar, si estás embarazada, sabes que tu alimentación es regular tirando a mala, y te preocupa la salud de tu futuro bebé, no te agobies.

Respira y toma consciencia. Comienza por un diario de alimentación, piensa en qué pequeños cambios puedes hacer:

  • Cambiar pan por pan integral.
  • Comer una ración más de fruta y otra de verdura al día
  • Poner un poco menos de azúcar en el desayuno.

No hace falta hacerlo todo súper bien desde el minuto 0, sino que puedes ir poniéndote pequeños objetivos que te hagan todo más fácil y hacerlo de manera progresiva. Con esto puedes evitar tener ansiedad o el efecto contrario y ponerte de nuevo hasta las cejas.

En caso de que no tengas claro cómo es tu alimentación, acude a una dietista-nutricionista, solicita una valoración dietético-nutricional que indique las cosas que haces bien y las que se pueden mejorar, comienza por una mejora.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Deja un comentario