Juzgar en la consulta

Consulta

Hoy vengo algo reflexiva para contar sobre la comunicación en la consulta de nutrición o cualquier otra.

Antecedentes.

Hace unos días llevé a mi hija a pediatría para solicitar el informe médico para poder escolarizarla. Que lo de solicitar el informe médico para la escolarización no te informan bien . Parece que se puede facilitar al centro educativo a lo largo de todo el curso escolar, sobre todo porque no darían abasto en el centro de salud para poder visitar a todos los pequeños que van a comenzar su escolarización.

Cosas que voy aprendiendo y que me dejan estupefacta, ya que informan un poco regular.

La cuestión es que le hicieron la revisión y llegó el momento de preguntar sobre la alimentación de mi hija.

Gadea come absolutamente cualquier alimento, aunque sus preferidos son elaboraciones con caldo, sobre todo si es con pescado o gambas (no sabe nada mi cuerpo).

La historia es que no sé porqué se me ocurrió decir que por las noches sus cenas son algo complicadas a veces y que, como se despierta con apetito de noche, pues sigue tomando biberón.

Sí, mi hija suele tomar biberón de noche, a altas horas de la madrugada. Y solo utilizaba el chupete (aunque eso siempre fue así) para dormir.

Pues aquí pediatra y enfermero saltaron como locos a decirme de todo. Que eso no podía ser, que podía permitirme que hiciéramos colecho hasta los 18 años, pero que eso no.

Que si los dientes le iban a salir fatal, que me iba a gastar un pastizal en dentistas. Y yo que si eso ya lo sé, pero que necesitamos dormir, que mi paz mental es importante. Ah, no. Esto no entraba dentro de los planes de su nivel de aumentar mi culpabilidad para hacerme sentir mala madre (esto es a modo ironía).

Yo hablé que conozco a Eider Unamuno y su libro para que los niños no necesiten un aparato el día de mañana. También tengo una amiga dentista, Consuelo Flores, que tiene una peque de la edad de mi hija.

Y digo yo, si no tenemos problemas, ¿para qué van a existir las profesiones y  personas que las solucionan? ¿Cómo van a pagar sus casas, a sus trabajadores,…? (esto también es ironía).

La verdad es que me fastidió mucho algo y era algo mío, muy personal, y era mi capacidad de educar a mi hija. De ello soy consciente y casi siempre fluyo. Pero esto viniendo de profesionales dolió mucho. Sobre todo porque no preguntaron más allá. Se dedicaron a dar sin ton ni son, sin preguntar siquiera qué tipo de biberón o dar pautas para ayudarme en el proceso.

Simplemente dijeron que eso era un par de días para que se acostumbrara. Como si alguna vez la hubieran oído llorar más de 2 horas a altas horas de la madrugada como si la estuviéramos despellejando viva…

Llevo solo unos pocos meses durmiendo desde que nació Gadea hace casi 3 años. Dormir poco y mal hace que me sienta más vulnerable a todos los niveles. Muchas veces del cansancio no me siento capaz de atender a mi hija como me gustaría. Pero eso no importa, o eso pareció.

Mi marido me dijo algo muy importante que me encantó, y es que él prefiere pagar por dentistas que por psicólogos. No es porque pensemos que la salud bucal no sea importante. Sino porque en realidad hemos visto durante un tiempo que si nuestra mente no está bien, difícilmente nos cuidaremos a cualquier nivel.

Comunicación en consulta.

Bueno, ahora voy a explicar profundizando en el tema.

Tengo una relación especial con la comunicación y a veces me siento incapaz de comunicarme como me gustaría hacerlo, así que me bloqueo con ello.

Además, llevo impartiendo 4 años una asignatura para la comunicación en la consulta de nutrición y parece que viene como anillo al dedo esta situación para explicar ciertas cosas a mis alumnas en el próximo curso.

En consulta no podemos estar haciendo algo como lo que me ocurrió el otro día. ¿Por qué?

Importante tener en cuenta en consulta:

  1. No sabemos el contexto de las decisiones de las personas. Tan importante es conocer qué es lo que hace un paciente, como conocer el porqué lo hace. Vamos, ponerse en los zapatos (o al menos intentarlo).
  2. Disminuirá la credibilidad del profesional. Como no me conoce, ni lo ha intentado, ni me ha escuchado, no me creo lo que me vaya a contar en otro contexto.
  3. Disminuirá la adherencia a cualquier tratamiento, ya sea con medicina, dieta o suplementación. Esto puede ser porque ya me cae mal o porque no le creo o porque ni me ha escuchado.
  4. Aumentará la sensación de culpabilidad por parte del paciente, haciendo que se sienta incapaz de hacer cambios, ni afrontar las situaciones. Como ya hago mal esto, pues da igual lo que haga. Con lo que el paciente no se hará responsable de su situación.
  5. Disminuirá la confianza con el profesional. Hablando con mamás me encuentro que la mayoría no cuenta la verdad a los profesionales. También me encontré que otras mamás me cuentan que en los colegios, con 3 años, los niños siguen yendo con chupete al cole. Otras que siguen dándole el pecho a sus hijos y no se lo dicen al pediatra.

Profesional en consulta

¿Qué se puede hacer como profesional?

  1. Preguntar, preguntar y volver a preguntar. Yo necesito saber todo lo posible y que sean totalmente sinceras conmigo mis pacientes para poder ayudarles de verdad.
  2. Aumentar la confianza con el paciente. Hacerle ver que estas ahí para lo que necesite y que cuanto más te cuente, más información le podrás dar para mejorar su situación.
  3. Dejar de juzgar. Si una persona se siente juzgada por sus acciones la próxima visita mentirá o no contará totalmente la verdad (como decía House, todo el mundo miente. Pero hay que ver porqué miente).
  4. Preguntar al paciente si necesita información y dársela de la manera más empática posible si lo solicita. Si no lo solicita, igual no es su momento o quizá no se sienta capaz de hacer cambios o no es su prioridad en ese momento.
  5. Pensar en que no es salvador del mundo. No todo el mundo quiere ayuda o no está preparado para esa ayuda como la quieres plantear. Como profesional entiendo perfectamente esto, soy consciente de que podré dar lo mejor de mí para cada paciente, pero no a todas las podré ayudar 100%.

Qué hacer como paciente.

¿Qué se puede hacer como paciente? Tomar responsabilidad y acción.

  1. Parar y pensar qué es lo que me duele de esta situación. Trabajarla desde la distancia. Igual es momento de hacer terapia o escribir para soltar.
  2. Responder como mínimo a las siguientes preguntas.
    1. ¿Qué es lo que puedo hacer para dar un paso o no? Igual no es importante y no es mi prioridad.
    2. ¿Qué puedo hacer para sentirme mejor y hacer cambios? ¿Cuál es el primer paso que quiero dar para acercarme más a ese lugar que quiero conseguir?
    3. ¿Qué información necesito para cambiar? Y con esto es pedirla a tu profesional sanitario de confianza y, si lo necesitas, contrastar con otros profesionales de la salud.

Para no enrollarme más lo dejo aquí. En otra ocasión te contaré aspectos importantes que tenemos en cuenta en la consulta de nutrición a la hora de la entrevista para que las pacientes consigan sus cambios.

Si tienes dudas y necesitas ayuda para comenzar con una alimentación saludable preparándote para el embarazo y la lactancia, puedes contactar conmigo a través del formulario de contacto.

Si no quieres perderte nada de mis publicaciones puedes suscribirte. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

2 comentarios

  1. Me ha encantado esta reflexión, gracias por ser tan sincera y honesta con tu manera de pensar y expresar y sobre todo poder compartirlo.

Deja un comentario

Suscripción al blog

Responsable: Gemma Tendero Ozores. Finalidad: el envío de las publicaciones de la web y remitirle información comercial, incluso por correo electrónico. Destinatarios: los datos facilitados se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing Active Campaign ubicada en EE.UU. y acogida al Privacy Shield. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en contacto@gemmatendero.es. Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Política de privacidad.