Vitamina D

vitamina D

¿Qué es la vitamina D y cuáles son sus funciones?

La vitamina D es una vitamina liposoluble que encontramos en los alimentos y que somos capaces de sintetizar con la ayuda de la exposición al sol.

¿Para qué sirve?

Esta vitamina ayuda a nuestro organismo a absorber calcio, influye en el sistema nervioso, en el muscular y el inmunitario.

También juega un papel importante en la fertilidad.

Recomendaciones diarias.

Las cantidades de vitamina D necesarias depende del rango de edad y se indica en unidades internacionales (UI):

  • De 0 hasta 12 meses: 400 UI
  • Niños entre 1 y 13 años: 600 UI
  • Adolescentes entre 14 y 18 años: 600 UI
  • Adultos de 19 a 70 años: 600 UI
  • Mayores de 71 años: 800 UI
  • Mujeres embarazadas y lactando: 600 UI.

Hay personas con alto riesgo de deficiencia de vitamina D que pueden necesitar más. Como es en el caso de enfermedad autoinmune o enfermedades que, por cualquier circunstancia, no puedan tomar el sol sin protección o deban de protegerse del sol en mayor medida (ya puede ser por los tratamientos o porque hayan tenido un melanoma y deban hacerlo por prevención).

Déficit  de vitamina D.

Puede existir deficiencia de vitamina D por diferentes circunstancias como:

  • Insuficiente aporte de vitamina D en la dieta.
  • Una absorción deficiente de vitamina D de los alimentos por un problema de malabsorción.
  • Exposición solar insuficiente.
  • La ingesta de medicamentos que interfieren en la capacidad para absorber o convertirla para su utilización por el organismo.
  • El hígado o riñones no convierten la vitamina D a su forma activa en el organismo.

Riesgo de déficit.

En algunos casos existe un mayor riesgo de deficiencia. Aquí te explico unos cuantos:

  • Lactantes que toman leche materna. En este caso sería interesante que la mamá se suplementase con esta vitamina o dársela al bebé en forma de suplemento.
  • Adultos mayores. Conforme nos vamos haciendo mayores, el organismo funciona cada vez con menor rendimiento. En este caso, la piel ya no produce vitamina D como en la juventud y los riñones tienen más dificultad para convertirla a la forma activa.
  • Personas con:
    • Enfermedad intestinal que impida la absorción correcta.
    • Obesidad, en este caso lo que ocurre es que se encuentra almacenada en la grasa corporal y no circulante en forma activa.
    • Osteoporosis.
    • Enfermedad renal o hepática crónica.
    • Hiperparatiroidismo.
    • Tratamiento con medicamentos que afecta al metabolismo de la vitamina D.

Dónde encontrarla en los alimentos.

En los alimentos podemos encontrar esta vitamina.

Estos son los de origen animal donde se encuentra:

  • Aceite de hígado de bacalao.
  • Pescados grasos como atún, bonito, caballa o salmón.
  • Vísceras.
  • Huevo.
  • Lácteos no desnatados.

De origen animal nos encontramos los níscalos

Alimentos a los que les añaden vitamina D:

  • Lácteos desnatados.
  • Bebidas vegetales.
  • Cereales de desayuno.

Fertilidad y vitamina D.

Se ha observado que esta vitamina tiene un papel importante en la fertilidad.

Fertilidad femenina.

Respecto a la fertilidad femenina, parece ser que tiene implicación en el desarrollo de los ovocitos, el endometrio y la placenta (tanto ovarios, útero y placenta tienen receptores de vitamina D).

En los casos de mujeres que se encuentran en tratamientos de reproducción asistida parece que aquellas que tenían niveles adecuados en sangre de vitamina D sus embriones eran de alta calidad y tenían mayor probabilidad de quedar embarazadas que las que tenían déficit de esta vitamina.

Parece que mejora la calidad ovocitaria, del tejido endometrial y que favorece la implantación del embrión. De hecho parece existir una relación de déficit con una mayor tasa de aborto espontáneo.

También hay estudios que encontraron relación entre los niveles de esta vitamina con factores importantes en la fertilidad femenina como son los niveles de estrógenos y progesterona, o enfermedades como endometriosis o síndrome de ovario poliquístico.

Fertilidad masculina.

En cuanto a la fertilidad masculina, los estudios apuntan a un desarrollo óptimo del núcleo de los espermatozoides, aumento del recuento espermático, mejora de la calidad del semen y aumento de los niveles de testosterona, cuando existe un nivel adecuado.

Si tienes dudas y necesitas ayuda para comenzar con una alimentación saludable preparándote para el embarazo y la lactancia, puedes contactar conmigo a través del formulario de contacto.

Si no quieres perderte nada de mis publicaciones puedes suscribirte. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Deja un comentario

Suscripción al blog

Responsable: Gemma Tendero Ozores. Finalidad: el envío de las publicaciones de la web y remitirle información comercial, incluso por correo electrónico. Destinatarios: los datos facilitados se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing Active Campaign ubicada en EE.UU. y acogida al Privacy Shield. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en contacto@gemmatendero.es. Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Política de privacidad.