Alimentación en el confinamiento

confinamiento
Estamos pasando un tiempo de confinamiento en casa que puede perjudicar seriamente nuestra salud. Si quieres mejorar tu alimentación en este tiempo lee este artículo.

Hace dos días nos han anunciado que el confinamiento va a durar mínimo 2 semanas más, aunque todo depende de la aprobación del Congreso de los Diputados dentro de 2 días.

Si te has dado cuenta de que está primera semana ha sido un poco caos respecto a tu alimentación este artículo va a ser de ayuda para las siguientes semanas.

Ideas para preparar el menú para el confinamiento

Para planificar el menú sería interesante revisar qué tienes en casa.

La semana pasada participé en un directo en Instagram con Amai Studio que comentaba hacer la lista de la compra tras realizar un inventario de lo que tienes en la cocina.

Esto es genial, porque de esta manera no se tiran alimentos que se pueden estropear como verduras, hortalizas, frutas, quesos, etc.

Cuando tengas todos esos ingredientes integrados en el menú, termínalo y haz la lista de la compra con lo que necesites para hacer ese menú.

Importante para el menú de confinamiento.

  1. Ten en cuenta que tu actividad física haya disminuido, así que las calorías sí que importan.
  2. Intenta limitar al máximo los alimentos preparados, hiperprocesados y demás. COCINA que ahora sí que tienes tiempo. Estos productos que tienes que evitar son bollería, snacks, pizzas y demás. Además, la calidad de los nutrientes es muy baja.
  3. Come vegetales 5 veces al día como mínimo: frutas, verduras y hortalizas.
  4. Come 2 veces a la semana legumbres.
  5. Raciona las veces que comes carne y alterna con pescado, huevo o legumbres.
  6. Evita el consumo de alcohol. Parece que esta última semana se ha disparado el consumo de cerveza y es algo que puede perjudicar tu salud.

A tener en cuenta en tu alimentación en el confinamiento.

No comas si te aburres ni tampoco si no tienes hambre. Si comes por aburrimiento o porque es la hora, aunque no tengas hambre, acabarás tomando más calorías de las que necesitas. Intenta tener otra actividad (como ejercicio, jugar a un juego en familia, lee un libro) o tomar una infusión (evitando cafeína y teína). Posiblemente te ocurra que como tienes menos gasto energético, te mueves menos, tienes menos apetito. Pues aprovéchalo.

Bebe agua. Evita el alcohol y bebe agua. Siempre puedes ponerle una rodaja de limón o saborizarla de alguna manera natural (hierbabuena, menta, trozos de fruta,…).

Haz ejercicio. En la medida de lo posible haz ejercicio. Ahora mismo hay un montón de gente publicando en redes sobre los ejercicios que podemos hacer en casa, así que aprovecha.

Descansa. Si no duermes suficiente o tienes un descanso de mala calidad seguramente las elecciones que hagas para comer serán menos saludables y posiblemente comerás mayor cantidad.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Deja un comentario