Dietas a examen: Introducción.

A menudo mis familiares, amigos o pacientes me preguntan sobre una u otra dieta, y la verdad es que con todas mis fuerzas intento no tener ningún tipo de prejucio antes de conocer exactamente de qué trata ( o para qué) esa dieta en concreto, pero no siempre ha sido así.

Hasta hace unos años tiraba por tierra cualquier cosa que no tuviera en base de la alimentación alimentos vegetales (incluidos los cereales). Hoy en día soy más flexible con ello, aunque dependiendo de muchos factores.

Hoy comienzo una nueva sección en el blog “dietas a examen”, donde te explicaré en qué consisten, cuáles son los pros y contras y una pequeña conclusión sobre cada una de ellas.

dietas a examen

¿Qué significa la palabra “dieta”?

Para empezar, la palabra dieta tiene diferentes significados. A mi particularmente, me gusta mucho el origen de la palabra dieta, que significa “estilo de vida”.

Y cómo no, esto quiere decir que puedes llevar un estilo de vida saludable o no. Por ello, una dieta puede ser saludable o no.

¿Cuántos tipos de dietas nos podemos encontrar?

Se podría decir que hay un tipo de dieta para cada persona (debido a que cada persona tiene una serie de gustos, horarios, enfermedades, situaciones, objetivos, entre otras cosas).

Estas son algunas de las dietas que conozco, aunque seguro que me dejo alguna:

  • Dieta pobre en carbohidratos o rica en proteína.
  • Dieta de choque o progresiva a base de productos varios.
  • Ayunos o semiayunos para desintoxicar o para perder peso.
  • Según el grupo sanguíneo.
  • Disociadas.
  • Macrobiótica (el yin y el yan).
  • Del sol.
  • Detox.
  • Dukan.
  • Atkins.
  • Del delfín.
  • De la piña, o la zanahoria, o la alcachofa, o cualquier otro vegetal bajo en calorías.
  • De los puntos.
  • Paleo o Paleolítica.
  • Orgánica,  ecológica, natural y “sana”.
  • Cetogénica.
  • Mediterránea.
  • Vegetariana.
  • Vegana.
  • Del planeta.
  • La típica dieta “A mi me funcionó”.

¿Son todas estas dietas “dietas milagro”?

También podemos decir que podemos tener dietas saludables y otras que son dietas milagro.

Antes de poder saber si una dieta es milagro o no, tenemos que tener claro primero de qué se trata.

Según el grupo de revisión, estudio y posicionamiento de la extinta Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas define a las dietas milagro como dietas de adelgazamiento que tienen en común la promesa de una rápida pérdida de peso sin apenas esfuerzo, su bajo aporte en nutrientes, la restricción de la energía ingerida muy severa, desventajas para la salud -como la pérdida de masa muscular y el aumento del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y diabetes- y, como no, la falta de un fundamento científico.

Características de las dietas fraudulentas o de los métodos o productos fraudulentos

  • Prometen resultados rápidos.
  • Prometen resultados asombrosos o “mágicos” (Ej.: “cura milagrosa”, “ingrediente secreto”, “antiguo remedio”, “te mantiene zen“, etc.).
  • Prohíben el consumo de un alimento o grupo de alimentos.
  • Contienen listados de alimentos buenos y malos
  • Incluyen relatos, historias o testimonios, sin documentar, para aportar credibilidad.
  • Se pueden auto-administrar o implementar sin la participación de profesionales sanitarios cualificados (“hágalo usted mismo”).
  • Incluyen o se basan en el consumo de preparados que vende quien promueve el tratamiento dietético.
  • Exageran o distorsionan la realidad científica de un nutriente o alimento.
  • Garantizan los resultados o prometen “devolver el dinero” si no funciona.
  • Suelen desligarse de los posibles efectos adversos de su uso con frases parecidas a: “el autor o el fabricante no se responsabiliza de…”.
  • Conclusiones simplistas extraídas de un estudio científico complejo.
  • Contienen afirmaciones que contradicen a colectivos sanitarios de reputación reconocida.

¿Hay alguna dieta que sea buena para cualquier situación?

Sinceramente es algo que no tengo tan claro. Podría decirte que la Dieta Mediterránea, pero ¿y si tienes alguna intolerancia o alergia a algunos alimentos? ¿O tienes una enfermedad que te limita a tomar ciertos alimentos? ¿O tus aversiones, gustos, tus horarios,… no te permiten llevar a cabo ese tipo de dieta?

¿Te lo habías planteado antes?

¿Te has planteado en alguna ocasión el esfuerzo que se hace haciendo una dieta determinada durante un tiempo, hasta que se consigue el objetivo, y que después se vuelva a estar en la misma situación ya que esa dieta no se pudo mantener en el tiempo (ya sea por restrictiva o por cualquier otra cuestión)?

¿Que dieta tengo que hacer si lo que quiero es?

Perder peso, o ganarlo, o tratar mi enfermedad, o simplemente ser una persona sana.

Cuando tienes pensado en hacer algún tipo de dieta por cualquier situación, lo más importante es que te pongas en contácto con una dietista-nutricionista o una dietista.

Ellas te pueden realizar una valoración dietético-nutricional para conocer tu estado y cuál sería lo que mejor se adapta a tu situación.

Si haces este tipo de cambios sin conocer tu estado puedes llegar a tener carencias nutricionales serias, que pueden llevar a que tu salud se resienta.

Si tienes algún tipo de dieta de la que quieras ahondar más y quieras que hable de ella en el blog, escríbeme en los comentarios.

Como siempre, si tienes alguna pregunta o quieres saber algo más, no dudes en escribirme 🙂

Periódicamente, escribiré en el blog, algo referente a esas dietas milagro de las que he echo mención anteriormente.

Imagen por defecto
Gemma Tendero Ozores
Artículos: 47

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.